Publicado el Deja un comentario

Gama Clásica repasa la historia de algunos coches de película… Ford Torino, Aston Martin DB5, Cadillac Miller…

Hay coches que han logrado engrandecer su popularidad gracias al séptimo arte.

A lo largo de la historia del cine, son muchos los vehículos que han inmortalizado su fama en la gran pantalla. Gama Clásica, empresa especializada en la comercialización de neumáticos para coches de época, ha preparado un breve recorrido por algunos de los más célebres.

De James Bond, uno de los personajes de ficción más conocidos de todos los tiempos

Es vastamente conocida su afición por el Dry Martini, pero también su amor incondicional, en los largometrajes, por los Aston Martin. Así, por ejemplo, en James Bond contra Goldfinger (1964) se le puede ver en un extraordinario Aston Martin DB5. Su caso, no obstante, es curioso, porque ejemplifica que la novela original y su adaptación cinematográfica no siempre concuerdan. El Agente 007, fruto de la imaginación del escritor Ian Fleming, en el campo literario no conducía Aston Martin, sino que optaba por otra marca británica, Bentley.

El coche también toma una relevancia especial en el título de las películas

Más allá de su papel en el filme, en determinadas ocasiones el coche también toma una relevancia especial en el título de las películas, tal y como sucede en Gran Torino (2008), de Clint Eastwood. En esta obra indeleble, el veterano de guerra estadounidense Walt Kowalski aparece a menudo cuidando de su preciado Ford Torino. Pero más allá del papel del coche en relación al protagonista y el desarrollo de la trama, cabe considerar que el famoso modelo de la marca automovilística Ford, popularizado también por Starsky y Hutch, da nombre a la película.   

Aunque no sea el caso de Bond y de Kowalski

Es importante destacar que no todos los coches de película son conducidos por personajes masculinos. En Thelma y Louise (1991), de Ridley Scott, por ejemplo, Susan Sarandon y Geena Davis se embarcan en una road movie trepidante mediante un Ford Thunderbird 1966 descapotable.

Por último, la historia del cine nos enseña coches clásicos que han sido retocados con el objetivo de ofrecer al espectador una sensación futurista. El Cadillac Miller-Meteor del filme Cazafantasmas (1984) es un ejemplo de este tipo, así como el DeLorean DMC-12 de Regreso al futuro (1985).

La lista de coches de época aparecidos en el séptimo arte se podría alargar durante páginas y páginas. Esta breve selección de Gama Clásica, no obstante, demuestra el protagonismo que han mantenido los coches clásicos también en el mundo del cinema. Porque las modas tienen fecha de caducidad, pero los clásicos perduran.    �ۼ

Ford Torino – Ford Thunderbird – Aston Martin DB5 -Cadillac Miller-Meteor – DeLorean DMC-12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *